“Vargitas del Coronavirus"

Alcalde de Tulcingo de Valle impone toque de queda

 

Enrique Hernández

Miércoles 01 de Abril de 2020

 

El presidente municipal de Tulcingo de Valle, Juan Manuel Rodríguez Rodríguez, impuso un toque de queda a partir del día de ayer y hasta nuevo aviso, para evitar contagios de Covid-19. 

 

Al más fiel estilo de Vargitas, en la Ley de Herodes, el Presidente Municipal de la región sur de la entidad, creó su propia facultad y advirtió que, a partir de las 21:00 a las 5:00 horas del día, las personas deberán estar en casa para no recibir sanciones administrativas. 

 

«Hasta nuevo aviso habrá toque de queda, desde las nueve de la noche hasta las cinco de la mañana», indicó. 

 

«A excepción de personas que justifiquen su salida a la calle, en caso de hacer caso omiso a este acuerdo se les llevará preso, además que se les impondrá una multa de 500 pesos y, en caso de reincidir, la multa será de 800 pesos, y si se reincide por tercera vez, la multa asciende a 2 mil pesos». 

 

El anuncio lo hizo horas después de que el Gobierno estatal registró el primer caso positivo de coronavirus en el municipio colindante con Guerrero. 

 

«Estas medidas son para salvaguardar la salud de los jóvenes, ya que se les ha detectado en calles sin tomar la seriedad que este tema nos confiere, acatemos las medidas de prevención por el bien de nuestro municipio». 

 

Jose Manuel Rodríguez esta violando la Constitución Política de los Estados Unido Mexicanos en este acto, ya que la figura de “toque de queda” responde al Artículo 29 de la Constitución Mexicana. El artículo señala que: 

 

“En los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, solamente el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, con la aprobación del Congreso de la Unión o de la Comisión Permanente cuando aquel no estuviere reunido, podrá restringir o suspender en todo el país o en lugar determinado el ejercicio de los derechos y las garantías que fuesen obstáculo para hacer frente, rápida y fácilmente a la situación; pero deberá hacerlo por un tiempo limitado, por medio de prevenciones generales y sin que la restricción o suspensión se contraiga a determinada persona”. 

 

Esto quiere decir que sólo a partir de la orden directa del presidente, podría llevarse a cabo la medida de restricción a la libertad de tránsito. 

 

Por ello, la imposición de un toque de queda a nivel municipal o estatal sería inconstitucional.