Trapos blancos, la bandera del hambre

FERNANDO INCHÁUSTEGUI

MIÉRCOLES 13 de mayo de 2020

*Gobierno federal y estatal no se preocupa por expirar la falta de alimento 

 

Al igual que a México y el mundo, la región de la mixteca baja de Puebla se ha encontrado en serios aprietos al ser establecida la cuarentena tras el acelerado contagio del Coronavirus, porque la población es víctima del hambre y del abandono por parte de las autoridades federales y estatales. 

 

La población se encuentra en foco rojo: negocios, mercados, tianguis y otros negocios aún más pequeños han cerrado, tal como lo marca la jornada de sana distancia.

 

Esto sin reparar en que el 85 por ciento de la población de la Mixteca se dedica al comercio informal, o sea, no recibe ningún tipo de garantía dado que no son parte de alguna empresa. 

 

Por otra parte, algunos ayuntamientos han buscado apoyar a la población, ocupando el exiguo presupuesto que les llega para apoyar a las familias más necesitadas con despensas, agua potable y otros servicios, sin embargo, no ha sido suficiente para minar la falta de alimentos y recurso económico que padece la población, debido a ello, algunos de los poderes municipales se han sumado a la petición de programas en apoyo a la gente que no puede sobrevivir por si sola a la cuarentena. 

 

Familias enteras se han sumado a esta exigencia colocando trapos blancos con la consigna “En casa y sin comida” o “No tenemos alimentos”, con el fin de que sean escuchados por las autoridades y estas les ayuden impulsando un programa para paliar el hambre de la gente.