Opinión

Puebla, inseguridad e incompetencia

Xavier Gutiérrez

Miércoles 22 de Enero de 2020



Un plan articulado de acciones para restaurar el orden. 

¡Alguien tiene que hacer algo..!!   

 

El hampa acosa a Puebla capital. Se dan asaltos inauditos a plena luz del día. 

 

En lugares céntricos y concurridos. En domicilios y negocios, contra todo tipo de personas.¡ Y las autoridades municipales y estatales no reaccionan! 

 

Se ha llegado a niveles de delincuencia jamás vistos.

 

En Puebla se respira inseguridad, temor, desconfianza.Y las estadísticas lo comprueban y machacan: la encuesta nacional del INEGI es contundente. 

 

La ciudad de Puebla es primer lugar en todo el país en percepción de inseguridad.El 92.7 por ciento de la gente de esta capital así lo dice. 

 

¿Y frente a esto qué..? El silencio de la presidenta municipal. 

 

No hay reacción, nada se mueve. Se esconden, se tiran la pelota, no dan la cara. 

 

Nos parece que una actitud elemental de la presidenta Claudia Rivera debería ser la humildad. Esto, ayer. Y ya es tarde…. 

 

Dejar a un lado el necio caparazón de la soberbia y salir a enfrentar la realidad.Podría parecer una reacción tardía, pero no hacerlo aumenta el costo del problema. 

 

Pero la mutación tendría que ser radical.

 

El movimiento se demuestra andando. 

 

Un ejemplo: la renuncia fulminante de la funcionaria que aparece como beneficiaria del jugoso negocio de los bolardos en la ciudad. Es deseable que la cadena de corrupción no tope en las alturas.Y es que, si así fuera, estamos fritos.Pero a esto tendría que suceder, y de inmediato, un plan articulado de acciones para restaurar el orden y rescatar el respeto a la autoridad. 

 

La dama en cuestión ha cedido su lugar a grupos de presión y delincuentes peligrosos.Literalmente ha entregado espacios a bandas de ambulantes, descuido urbano en calles, desorden en sistemas viales, impunidad de choferes del autobuses y taxis en todos los cruceros, ausencia de un plan estratégico de prevención del delito, vacío en la operación de servicios de inteligencia para anticipar golpes de la delincuencia, etc. 

 

Gobernar la capital es difícil, pero no imposible. La presidenta tendría que ponerse al día pegando el oído a quienes tienen experiencia y autoridad moral en Puebla. Y actuar con sentido común y contra el tiempo.Romper el círculo de ineficiencia que la rodea. Abrirse a otras ideas, voces, instituciones y personas. Relevar a ineptos y buscar ¡sin temores!, a quien le aporte soluciones o ideas viables, prácticas e inmediatas. 

 

Hay alternativas, no estamos en un desierto.Ha habido también incompetencia, en un altísimo grado. Se regresaron millones de pesos por falta de planes estratégicos para atacar problemas. 

 

Lo triste del caso es que, cada día que pasa el costo de la solución aumenta.Para la presidenta, mirar hacia arriba no está resultando un gran consuelo. 

 

En el gobierno estatal se acaba de ir Fernando Manzanilla, el elemento más experimentado. Es el quinto cambio de figuras de primer nivel en el gabinete. Otros tantos, anunciados para sendas carteras, desaparecieron antes de asumir los cargos. 

 

El gabinete luce flaco y descolorido. Hágase una prueba: ¿sabe usted el nombre de uno o dos secretarios de estado..? 

 

Pero, dejemos los nombres, ¿algún resultado…una idea genial..un apoyo notable al gobernador…?Las anunciadas mil patrullas, no se ven por las calles. 

 

El castigo a quienes lucraron con los uniformes escolares nunca se supo. Los trafiques de exfuncionarios en Salud, Finanzas y en otras dependencias, sólo levantaron polvo y esperanza de justicia. Pero todo se volatilizó hasta la fecha.El cambio de imagen en edificios públicos, sólo es visto por la gente como un gasto oneroso, que no se refleja en confianza, mejoría, transparencia y menos en el bolsillo. 

 

El Congreso del Estado es una auténtica vitrina de la simulación, el derroche, las desavenencias y el trafique de prebendas.Las encuestas, ¡oh las encuestas!, otra vez sitúan al gobierno estatal en los últimos lugares en todo el país en aprobación y confianza.Todo esto junto conforma un coctel terrible para Puebla. 

 

Y en este plano también hay alternativas. La clave es escuchar y ponerlas en marcha con sistema, trabajo y pasión. 

 

Hace unos meses la Universidad Iberoamericana trazó una especie de agenda interesante y diversa, digna de un seguimiento con equipos de trabajo. No se sabe más de esto. Es deseable que no esté arrumbada en los anaqueles de los secretarios que se fueron o que aún están. 

 

Recientemente los empresarios de varias agrupaciones sugirieron también mesas de diálogo y trabajo con temarios de diverso orden. 

 

No se conoce la reacción gubernamental. 

 

A la crisis que vivimos, no le ayuda ni el silencio ni los vacíos.Haría falta, con urgencia, atención a fondo y reacciones ejecutivas. 

 

Ojalá no sea demasiado tarde, por el bien de todos. 

 

xgt49@yahoo.com.mx

 

OPINIÓN

Xavier Gutiérrez

 

Columnas anteriores

 

Montero Ponce y el periodismo

Jueves 09 de Enero de 2020