Regiones

Irán y el terrorismo imperialista de EU (Parte II y última)

Rodrigo Rosales Escalona

Jueves 16 de Enero de 2020

 

 

No importa el costo de vidas civiles, el objetivo es claro.

 

Estados Unidos y su terrorismo internacional, es una historia que nos corresponde a todos, porque nos involucra bajo los intereses económicos y políticos de los “halcones” en el poder en dicha nación. 

 

Su poder económico y militar, en cuanto a su utilización como medio político, la práctica del terrorismo en regiones tan distintas como Centroamérica, Sudamérica, Asia y el Medio Oriente, acomete de manera atroz, porque ya sea inventando conflictos y supuestas amenazas “al mundo libre y democrático”, motiva golpes de estado, supuestos ataques de fuerzas terroristas, amenazas a su seguridad, gobiernos que “van contra la democracia”, etcétera, dando cuenta a golpes de estado, desestabilización social y política en países, para sembrar revueltas sociales, persuadiendo rumores falsos como mentiras y desprestigio, como herramienta de desestabilización y justificar invasión a naciones para fincar una idea de que junto con grupos de derecha, eliminar al gobierno social, por uno a modo de los intereses económicos y políticos norteamericanos. 

 

Tenemos así, las dictaduras en Chile, Argentina, Bolivia y más, en la década de los setenta. Actualmente, están en la lista Venezuela, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador, donde la arremetida va en contra de sus pueblos y gobierno, bajo títeres del imperio. Claro que en Venezuela la resistencia social ha logrado, hasta el momento, impedir que los Guaidó, logren el cometido gringo.No olvidar que nuestra nación a padecido invasiones militares desde el siglo XIX e inicios del XX, que nos costó la mitad del país, sujetar de nuestra soberanía a los intereses imperialistas; control de gobiernos federales mediante sus funcionarios y presidente de la república, al ser adoctrinados bajo la batuta del imperio. 

 

Los tecnócratas resultaron excelentes alumnos. Es este pueblo sumiso, que está emprendiendo y aprendiendo a aprender qué es dignidad e integridad histórica; falta que aprenda qué es conciencia social y política, para ir tejiendo un pueblo con herramientas de poder exigir el destino de la nación. 

 

Por cierto, recordemos la invasión militar a Granda, Panamá y Nicaragua. No importa el costo de vidas civiles, el objetivo es claro.Retomando el tema de Irán, fijemos, antes que nada, “terrorismo de Estado” para distinguirlo del “terrorismo” a secas, que involucra a grupos o individuos que carecen precisamente del poder represivo del Estado y utiliza la violencia indiscriminada para expresar su oposición a ese poder y tratar de desestabilizarlo, a su vez, para demarcar un modelo estatal que se ve obligado a transgredir los marcos ideológicos y políticos de la represión “legal” y debe apelar a “métodos no convencionales”, a la vez extensivos e intensivos, para aniquilar a la oposición política y la protesta social, sea armada o desarmada. 

 

Por lo consiguiente, el terrorismo de Estado es siempre de origen conservador y, por lo tanto, antagónico a los intereses históricos de los sectores populares, como también de una nación contraria a los intereses del imperialismo. 

 

El terrorismo norteamericano, es siempre vergonzante, porque siempre está atrapado en la misma contradicción: debe difundir sus prácticas más crueles y aberrantes para generalizar el terror y asegurar la dominación, pero debe, al mismo tiempo, negar su autoría para no transgredir las normas jurídicas internas e internacionales que aseguran –en teoría- el respeto a los derechos humanos. 

 

En su momento, -----franklin D. Roosevelt afirmaba cínicamente de Somoza: “Es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. Ronald Reagan, sostenía que los contras en Nicaragua eran “luchadores de la libertad”. 

 

Hoy, Donald Trump, afirma que “Irán es terrorista, sobre todo el General Soleimani.El asesinato por parte de Estados Unidos de General Soleimani es una clara provocación que pretende varios efectos, entre ellos, afectar a corto plazo la capacidad de Irán en Irak, Siria, Yemen y todo el Medio Oriente.Al asesinar al estratega más fuerte de Irán en la lucha antiterrorista les da fuerza y ventaja a los grupos terroristas en el Medio Oriente para continuar con sus acciones. 

 

A su vez, Estados Unidos en el territorio iraquí fortalece las contradicciones creadas entre suníes y chiíes activando una nueva trinchera, como respuesta a la victoria electoral chiita en territorio iraquí 2019.Esta acción es un estricto acto de provocación que pretende una respuesta por parte de Irán y dar pie a otras políticas agresivas por parte de Estados Unidos, desde enfrentamientos bélicos en otros terrenos hasta profundización de sanciones.

 

La reacción por parte de Irán podría neutralizar las críticas europeas ante las incesables sanciones estadounidenses contra la Nación Persa que afectan intereses europeos.Las medidas de EE. UU a la vez pretenden frenar el fortalecimiento de las alianzas fortalecidas en 2019 entre Irán-Irak; China-Irán-Rusia; así como entre Irán-Afganistán. 

 

EEUU puede continuar con la política de sanciones anti Irán si esta responde por la provocación debido a la muerte del Gral. Soleimani. 

 

Con estos hechos, el juicio político en contra de Trump podría revertirse si la industria militar y el lobby israelí se satisfacen con la puerta bélica que se está abriendo.No se nos olvide que EEUU fue quien armó y financió a los Talibán, contra la presencia del ejército soviético en los ochenta, situación que EEUU finge combatir a otros talibán, me refiero a grupos ultra religiosos musulmanes como ISIS, quienes son herederos del Talibán. 

 

Irán, como otras naciones árabes y musulmanes, más países europeos, han combatido a dichos grupos; precisamente, el General Soleimani tuvo un destacado papel en esos hechos.Varios analistas y observadores coinciden en que Washington y el régimen de Tel Aviv cooperaron para asesinar a Soleimani. 

 

De hecho, el alto estrega iraní había recibido con anterioridad varias amenazas de muerte desde el servicio de inteligencia de Israel (el Mossad).Sin embargo, hubo un tiempo en el que ambos países fueron "amigos", en palabras del que fuera presidente estadounidense Jimmy Carter. En 1977.

 

¿Origen de la ruptura?La operación Ajax, el nombre que recibió la intervención extranjera que propició el golpe de Estado del 1953 en Irán, fue orquestada por la CIA y alentada por los británicos, como reconocen multitud de documentos oficiales y han admitido ambas potencias occidentales. 

 

El golpe derribó al primer gobernante iraní elegido democráticamente, al primer ministro Mohamed Mossadeq, una de las bases de las hostilidades entre iraníes y estadounidenses. 

 

El apoyo de Estados Unidos a un gobierno considerado por muchos autoritario alimentó los argumentos antiamericanos de quienes después protagonizaron la Revolución Islámica de 1979. 

 

"Los historiadores han demostrado que los manuales de tortura utilizados por el brutal servicio secreto del monarca, SAVAK, fueron escritos por la CIA y el Mossad (el servicio de inteligencia israelí). 

 

Por lo tanto, se vio a Estados Unidos como cómplice en la supresión (de libertades) de la sociedad iraní que explica el sentimiento antiamericano de los revolucionarios".Antes de la Revolución, las relaciones entre Teherán y Washington gozaron de muy buena salud. 

 

Hasta tres presidentes estadounidenses visitaron Irán bajo el mandato del sha: Eisenhower, Nixon y Carter, el último presidente de Estados Unidos hasta la fecha que ha visitado el país del golfo Pérsico. 

 

Carter celebró con el sha la llegada del año 1978 con una cena de gala, como ilustra la primera foto de esta nota. Todo cambiaría apenas un año después.El monarca se vio forzado a abandonar Irán el 16 de enero de 1979, incapaz de contener las protestas que habían azotado las calles durante meses. 

 

Por lo que apenas dos semanas después de la salida del sha, el líder islámico religioso Rujola Jomeini, que había sido forzado a dejar el país en 1964 por sus críticas al gobierno, vuelve del exilio. 

 

El declive de las relaciones entre Estados Unidos e Irán tuvo su punto más álgido en la toma de la embajada estadounidense en Teherán.En noviembre de 1979, un grupo de manifestantes secuestró a personal y otros ciudadanos estadounidenses que se encontraban en el edificio diplomático. Los rehenes permanecieron recluidos durante 444 días. 

 

Los 52 últimos fueron liberados en enero de 1981, el mismo día en que tomaba posesión del cargo como nuevo presidente de Estados Unidos Ronald Reagan.Otros seis estadounidenses habían logrado escapar de la embajada haciéndose pasar por un equipo de cineastas, como relató -con dramatización- la película Argo dirigida por Ben Affleck. 

 

Durante la crisis de los rehenes, en abril de 1980, Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con Irán. Siguen congeladas desde entonces. 

 

La pretensión de Trump por imponer su criterio de “hombre fuerte”, quedó evidenciado con un crimen, porque la respuesta iraní en atacar base militar norteamericana con misiles, despertó sentimientos encontrados en el pueblo norteamericano, de recordar Vietnam. 

 

Países europeos retiraron sus tropas, derivando que Trump los amenaza de que al dejarlo solo y, si no se unen a él, los castigará con incremento de aranceles.

 

En EEUU, miles de ciudadanos se manifiestan contra Trump, quien está acorralado por el latente juicio por corrupción que cometió.Irán, es un ejemplo de cómo el terrorismo imperialista, va acompañado por los grandes corporativos industriales de armamento gringo, para hacer la guerra, logrando ganancias mediante la muerte.Irán, es la ventana al mundo de que una nación puede ejercer su derecho a su soberanía, contra todas las adversidades, como el imperialismo. 

 

México ejerce su derecho de la Doctrina Escobar, frente al títere gobierno en Bolivia. 

 

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx 

Analista político y de prospectiva social

 

REGIONES

Rodrigo Rosales Escalona 

Columnas anteriores

 

Irán y el terrorismo imperialista de EU

Primera Parte

Jueves 09 de Enero de 2020