En Chietla urge un plan de distribución alimentaria

ENRIQUE HERNÁNDEZ

LUNES 25 de mayo de 2020

Una gran mayoría de la población de este municipio empieza a sentir con mayor intensidad la crisis económica, como uno de los terribles efectos que trae consigo la pandemia del COVID-19, a nivel mundial, en México, y en las regiones más pobres de nuestro país, cada día se profundiza sumiendo en el hambre a los más desprotegidos. 

 

Los gobiernos en México siguen sin activar ninguna estrategia para apoyar a los que menos tienen, manifestó la líder antorchista, Salomé Tlaseca Nájera.Compartió que una de las principales fuentes de empleo en este municipio es la zafra, que acaba de concluir el pasado 13 de mayo. 

 

En esta actividad se emplea a por lo menos 700 trabajadores, que se dedican al corte de la caña, suman 153 fleteros y 18 tlacualeros, que hoy se han quedado sin su fuente de empleo.Tlaseca Nájera abundó que los trabajadores se emplean por contrato y que al terminar éste, también pierden los derechos a la Seguridad Social. 

 

De esta forma, a partir de este mes, muchas familias vivirán en la incertidumbre y deberán salir a buscar el pan de cada día, poniendo en riesgo sus vidas y la de sus familias. 

 

A esta lista de desempleados se suman otros que se dedican al comercio, la albañilería y el campo, pues se han vistos en la necesidad de abandonar el trabajo al tomar en cuenta las recomendaciones de la autoridades, de permanecer en casa para evitar la propagación del virus, agregó la líder antorchista.

 

Urgió a los gobiernos federal y estatal, para que instrumenten un verdadero plan de distribución de alimentos a las familias que más lo necesitan.No está por demás dejar en claro el intento del estado al repartir unas cuantas despensas en el municipio, pero “para variar repartieron las despensas al compadre, al amigo, a los que se comprometieran a votar por Morena, pero nunca a los más necesitados. 

 

os pobres no piden limosnas, el gobierno administra el dinero del pueblo, por ello exigen solución a los problemas que los aquejan. El gobierno tiene la obligación de resolver”, finalizó Tlaseca Nájera.