Covid-19: Alertan sobre ventiladores piratas. Su uso puede significar la muerte para un paciente coronavirus

KARLA ROBLES

17 de junio de 2020

El mercado negro encontró la manera de hacer su agosto con la pandemia.

 

Se ha detectado la venta de respiradores artificiales "piratas" pero ¡cuidado! el uso de estos aparatos puede significar la muerte para un paciente COVID.

 

Según la Asociación Mexicana de Industrias Innovadores de Dispositivos Médicos (AMID), muchos de estos ventiladores ingresan a México por Estados Unidos.Hemos encontrado un negocio importante de mercado negro o de piratería, cerca de la frontera, una muy grande y porosa", afirma Fernando Oliveros, presidente de la AMIDAlgunas ventas se dan entre particulares, vía redes sociales. 

 

Hay ofertas en promedio de 65 mil a 100 mil pesos. 

 

¡Cuidado! Tome nota: 

Según expertos, si algo falla en el funcionamiento de estos ventiladores, podría generarse una tragedia.Vivian Moncayo, es jefa de Servicio de Inhaloterapia, en el Hospital Juárez de México y asegura que un paciente puede tener un riesgo grande en su apoyo ventilatorio, debido a que no va a contar con el intercambio adecuado de gases o una oxigenación óptima. 

 

Por su parte, el jefe de mantenimiento biomédico, del mismo Hospital Juárez de México, Orlando González, reporta que se puede presentar una lesión pulmonar y esto derivaría en la pérdida de la vida. 

 

De ahí que la industria de equipos médicos, afirma que ya sea para pacientes con COVID-10 o no, tanto gobierno como sector privado, deben adquirir respiradores certificados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, COFEPRIS. 

 

El presidente de la AMID hace hincapié en la certificación de un ente regulatorio de salud, que permita validar que la tecnología funcione, pues no debe bastar con solamente una certificación de manufactura. 

 

Los ventiladores mecánicos, deben estar configurados para reaccionar, ante cualquier imprevisto, como variaciones de voltaje, o bien, de presión en el suministro de gases medicinales. 

 

Por lo pronto, los fabricantes certificados piden a la autoridad frenar este mercado ilegal.