México urge a “revertir la injusticia” que se comete en la distribución de las vacunas COVID-19

REDACCIÓN

17/02/2021

El canciller de México, en nombre de América Latina y el Caribe, insta en una sesión de alto nivel del Consejo de Seguridad a evitar el acaparamiento de vacunas y a acelerar su entrega al mecanismo COVAX, la iniciativa mundial que garantiza el acceso rápido y equitativo de estas a todos los países independientemente de su nivel de ingresos. 

“Instamos a los países a evitar el acaparamiento” de las vacunas COVID-19 Y “revertir la injusticia” que se está cometiendo en su distribución “porque de ello depende la seguridad de toda la humanidad, afirmó este miércoles el Secretario de Relaciones Exteriores de México, país que ocupa la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). 
 
En una sesión de alto nivel del Consejo de Seguridad de la ONU, Marcelo Ebrad Casaubon reiteró la necesidad apremiante de cumplir con la resolución 74/274 de la Asamblea General de la ONU, que llama a fortalecer las cadenas de suministro y a garantizar el acceso universal, justo, equitativo y oportuno a las vacunas COVID-19.
 
“Es cierto que el mecanismo multilateral COVAX (la iniciativa mundial que garantiza el acceso rápido y equitativo de estas a todos los países independientemente de su nivel de ingresos) es una herramienta fundamental, innovadora y extraordinaria. Pero también debemos reconocer que ha resultado insuficiente hasta ahora y que el escenario que queríamos evitar desgraciadamente se está confirmando”, lamentó Ebrard Casaubon. 
 
Resaltó que a día de hoy todavía no se han distribuido vacunas por vía de este instrumento multilateral.“En tal sentido, instamos a los países a evitar el acaparamiento de vacunas y a acelerar las primeras etapas de las entregas de COVAX, a privilegiar la distribución a los países de menores recursos”, puntualizó.
 
El diplomático prosiguió citando algunos estudios que señalan que estos países “no tendrán acceso generalizado [a las inmunizaciones COVID-19] hasta la mediados de 2023 si se mantiene la tendencia actual”. 
 
Consideró alarmante que tres cuartas partes de las vacunas administradas en el mundo se concentren en apenas diez países que, además, representan el 60% del Producto Interno Bruto mundial. 
 
División profunda
“Lo que está ocurriendo hoy abre una enorme brecha entre ese pequeño grupo de países y el resto de los países, el grueso de la comunidad internacional que no tiene acceso suficiente a las vacunas. Podríamos decir que nunca habíamos visto una división tan profunda que afectase a tantos en tan poco tiempo”, apuntó el canciller mexicano en nombre de la CELAC. 
 
Informó que para poner al alcance de varios países de la región, México y Argentina acordaron con el laboratorio AztraZeneca la producción y envasado de esa vacuna en ambos países.Ebrad dijo que México se cuenta entre los pocos países con acceso a las vacunas gracias al apoyo de muchas naciones, “pero tenemos que ver por todos los demás”.
 
“Los que tenemos posibilidades debemos ser solidarios con los que no las tienen”, enfatizó.Para hacer realidad el acceso equitativo y oportuno de todos los países a las vacunas, dijo, “el Consejo puede y debe desempeñar un papel activo y decisivo”.Finalmente, conminó a todos los países a adherirse a la resolución 74/274 de la Asamblea General. “Sin duda éste es el principal reto que enfrentamos y es también, de no resolverse, el principal riesgo para la seguridad de la humanidad”, advirtió. 
 
No olvidar otras emergencias 
En la discusión del Consejo de Seguridad participó también la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), quien aunó su voz al Secretario General de la ONU al aseverar que la única forma de superar la emergencia global es garantizando que las vacunas estén disponibles para todos los habitantes del planeta.
 
“El acceso equitativo a las vacunas para todas las personas, incluidas las que viven en situaciones de conflicto, es fundamental. No sólo como una cuestión de justicia, sino como la única vía para poner fin a esta pandemia”, dijo Henrietta Fore.
 
Al margen de la contingencia sin precedentes que plantea el COVID-19, Fore se refirió con alarma a otras situaciones que requieren respuesta inmediata o que de alguna forma eran atendidas y que ahora han quedado en el aire por la complejidad que agrega la pandemia, sobre todo en los entornos más peligrosos.La directora ejecutiva exhortó a no olvidar las situaciones apremiantes ante el surgimiento de las nuevas emergencias.
 
Falta de fondos e infraestructura 
Por si fuera poco, la falta de recursos es un elemento más entre los que obstruyen la asistencia a las poblaciones más vulnerables, como la inseguridad y la destrucción de los sistemas de salud, agua y saneamiento.
 
“La entrega de vacunas también se ve obstaculizada por una brecha de financiamiento para el apoyo humanitario en general, y por la falta de transporte, cadenas de frío e infraestructura logística para apoyar el lanzamiento”, explicó Fore, recordando que, además de la vacuna COVID-19, es preciso por lo menos mantener la ayuda que ya se daba a las poblaciones necesitadas y que incluye otro tipo de inmunizaciones y atención sanitaria.
 
Informó que UNICEF está trabajando en las comunidades para generar confianza en la vacuna COVID-19 y capacitando a los trabajadores de salud para que la administren. Asimismo, se mantiene en contacto estrecho con los fabricantes de vacunas y los proveedores de transporte, logística y almacenamiento para adquirir a través del COVAX las inmunizaciones y luego distribuirlas a las poblaciones necesitadas. 
 
“Nuestro objetivo es adquirir 2000 millones de dosis de vacunas COVID-19 para fines de este año. Esto se suma al igual número de dosis de otras vacunas que normalmente compramos cada año en nombre de cien países”, indicó Fore.Para cerrar su intervención, la jefa de UNICEF conminó al Consejo de Seguridad a que apoye los esfuerzos de las agencias humanitarias asegurándose de que todos los Estados miembros incluyan en sus planes nacionales de vacunación a todas las personas, independientemente de su estatus legal, y garantizando el alto el fuego global.