Gobierno del Estado rechaza actos de violencia durante manifestaciones por el Día de la Mujer

ERIKA GONZÁLEZ

9/3/2021

La instrucción del gobernador Miguel Barbosa Huerta es firme; respeto a la libre manifestación de ideas y de tránsito; pero no cuando se transgreden las leyesEn torno a las manifestaciones realizadas en el marco del Día Internacional de la Mujer, el Gobierno del Estado reitera el respeto a la libre manifestación de ideas y de tránsito, pero cuando se convierten en actos que trasgreden la ley, deben investigarse y fincarse las responsabilidades en contra de quienes los cometieron, afirmó la secretaria de Gobernación, Ana Lucía Hill Mayoral. 

La titular de Gobernación señaló que las protestas efectuadas en diversos puntos de la capital reflejan un ambiente de intolerancia y la violación al Estado de Derecho, por lo que los daños cometidos a inmuebles públicos y privados, al mobiliario público y las agresiones físicas hacia otras personas, ya son investigadas por la Fiscalía General del Estado (FGE). 
 
Hill Mayoral afirmó que la lucha de las mujeres por ganar espacios se consigue a través de la participación y liderazgo, y no con actos que generan destrucción y que incitan a la violencia, ya que no es así como se reivindica el lugar de la mujer. 
 
Además, sostuvo que el Gobierno del Estado es consciente de las desigualdades y el rezago que afectan a las mujeres, por lo que está abierto al diálogo para escuchar y atender la problemática de las poblanas, pero que la violencia no es la vía para avanzar en su lucha. 
 
“La tarde de hoy en distintos puntos de la capital del estado se manifestaron grupos de mujeres que cometieron delitos y que un gobierno no puede tolerar. En la capital del estado se vivió una jornada marcada por agresiones. Lo que debió ser un día de respeto y reconciliación la marcha de estas mujeres la distinguió la destrucción de mobiliario público, propiedad privada, pintas a edificios y agresiones en contra de otras personas”. 
 
La funcionaria añadió que la violencia nunca será el camino para resolver los problemas y menos cuando el Gobierno del Estado está abierto al diálogo para entender la problemática que el feminismo reclama.