¿En que gastan los estados?

 
El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) encontró que en los estados, las prioridades de los ciudadanos no son las prioridades del gasto público. 
 
Las entidades no gastan de manera responsable, presupuestan un monto y gastan de forma distinta. 
 
Esto propicia un mal uso del dinero público y deja sin atender las verdaderas prioridades. 
 
En 2019, los poderes ejecutivos estatales gastaron 153 mil 710 millones de pesos adicionales a lo presupuestado (7% más). En 7 de las 32 entidades se gastó al menos 15% más de lo aprobado por su congreso local. Se encontró que en promedio, las 32 entidades federativas destinaron el 36% del total de sus recursos a educación, el 13% a salud y protección social en salud, el 4% a seguridad pública y el 4% a justicia. 
 
Entre los hallazgos encontrados en el estudio, el IMCO encontró: 
  • En educación, los estados gastaron 51 mil 533 mdp más a lo presupuestado; los estados que gastaron más de lo originalmente aprobado son: Morelos (92%), Hidalgo (26%) y Tlaxcala (21%).
  • En salud y protección social en salud (cuota social que cubre el Gobierno y de la aportación solidaria, entre otros), los estados ejercieron 23 mil 406 mdp más de lo que aprobaron sus congresos locales durante 2019; los estados de Morelos (115%), Baja California (74%) y Tamaulipas (65%) son los que más recursos gastaron por encima de lo aprobado. 
  • En seguridad pública, los estados destinaron 1 mil 679 mdp más recursos que lo aprobado originalmente, los estados que tuvieron una variación más alta en su presupuesto son: Tamaulipas (71%), Baja California (55%) y Morelos (51%). 
  • En justicia, los estados gastaron 4 mil 201 millones de pesos más de lo presupuestado; Tabasco (34%), Tamaulipas (30%) y Morelos (26%) son las entidades que más recursos gastaron en comparación a lo aprobado. 
  • En conjunto, el presupuesto para infraestructura (inversión pública) disminuyó un 13%. Por el contrario, el gasto burocrático (servicios personales, servicios generales, materiales y suministros) aumentó en un 7%. 
  • De acuerdo con lo que reportó Morelos, la suma del gasto en educación, salud, seguridad pública y justicia fue menor al 10% de los recursos ejercidos en el año. 
  • Chiapas ejerció un gasto de 118 millones de pesos en viáticos. Monto similar al presupuesto en turismo (123 millones de pesos). 
  • Guerrero destinó 6 mil 570 millones de pesos al gasto en sueldos y salarios de funcionarios públicos, lo que es equivalente a 5 veces su presupuesto en inversión pública. 
  • El Gobierno de Jalisco ejerció 1 mil 733 millones de pesos en pago de estímulos a servidores públicos, lo que es similar a su gasto en transporte público (1 mil 921 millones de pesos). 
  • El estado de Zacatecas gastó 144 millones de pesos en combustibles, lubricantes y aditivos, 2.2 veces más que su presupuesto para ciencia, tecnología e innovación (64 millones de pesos). 
 
Las variaciones excesivas entre lo presupuestado y lo ejercido son consecuencia de la falta de planeación o simulaciones intencionales por parte de las secretarías de finanzas estatales en complicidad de los congresos locales. 
 
Finalmente el IMCO propone para reducir la discrecionalidad en el ejercicio de los recursos públicos: 
  • Establecer controles a las modificaciones presupuestales de los poderes ejecutivos estatales que limiten el aumento desproporcionado de su gasto administrativo. Si un gobierno estatal requiere modificar su gasto para alguna partida en más del 15%, debe tener la aprobación del congreso local. 
  • Mayor participación de los congresos locales en la aprobación y la supervisión del ejercicio del gasto: cumplir su función de contrapeso. 
 
Este análisis se puede consultar en:www.imco.org.mx/finanzaspublicas
 
HASTA LA PROXIMA 
Contacto, información y/o comentarios: revistamunicipalidades@gmail.com

 

EDITORIAL

MUNICIPALIDADES

Publicaciones anteriores